El día a día

Te quiero y me gustas

Te miro y me gustas.

Y me gustas si te vuelvo a mirar.

Te observo, te vivo, te veo y no te dejo de observar.

Y veo lo que yo veo, lo que a simple vista se ve:

que te quiero como se quiere cuando no se deja de querer y se respira profundo, con los ojos cerrados, absorto, emotivo, meditabundo, sincero. Profundamente enamorado.

 

Te miro y me encantas.

Y me encantas si te vuelvo a ver.                 

Te admiro, te huelo, te siento y no te dejo de avistar.

Te veo en la lejanía y entre las olas del mar, te veo en mis pensamientos ocultos, donde siempre has estado, absorto, emotivo, meditabundo, sincero. Profundamente enamorado.

 

Te contemplo y me arrastras.

Y me arrastras en mi contemplación.

Te adoro, te quiero, te sigo con devoción.

Y continúo por mi camino, el que la vida me da, el que me arrulla en tus sueños, esa nueva realidad que has abierto ante mis ojos. El que me hace temblar cuando te veo y, tímido, me sonrojo

 
Que te admiro como lo hace el alma, Sin cuerpo, sin días, sin espacios, tan solo con la calma y los nervios de volverte a ver. Absorto, emotivo, meditabundo, sincero. Con esas ganas locas de quererte querer.


28 de noviembre de 2021


Trocitos

TROCITOS

 

  Te pienso, pero no te encuentro. En mis sueños me haces despertar. Tus susurros ahora se los lleva el viento, ya no queda sal en tu mar ni nostalgia en mis rimas ni magia en tu forma de contarme las cosas; no hay milagros que le den la vista a quien decide no mirar y observarse por dentro, que le den amor a quien no supo amar ni sentirse amado, no hay rescate para quien se quiere ahogar.

 

  Preguntas porque tienes miedo, lo sé.

 

  En mi recuerdo vivirás siempre como eras antes.     

  Olvidaré.

 

  No me marcho porque ya me he ido. No me quedo donde no puedo estar. Pertenecemos a  momentos distintos, mundos desiguales, no somos tú y yo, somos otros.

 

¿No comprendes que ya no existe el nosotros, que rompiste el pacto del corazón?  ¿No percibes que mis ojos rojos sudan sangre de tanto y tanto dolor?

 

  Te miro pero no me miras, te hablo pero no sabes escuchar, te amo como solo el alma sabe hacerlo, pero no conoces la fuerza, la vida imponente de tu espíritu inmortal y te pierdes, te extravías, te caes por dentro, te desmoronas y haces que los segundos, que transcurrían lentos, simplemente se agoten.

 

  Enjuga tus lágrimas y no me preguntes lo que solo tú puedes responder.

 

  Te lo dije y te lo repito mil veces: sí, te esperaré, claro que te esperaré.


07 de diciembre de 2021

COMPRA EL LIBRO

  Compra "Los Ojos del Alma" en cualquier momento. Es un excelente regalo de Navidad, un detalle increíble ante cualquier acontecimiento: cumpleaños, aniversario, etc. y un complemento ineludible en la biblioteca de cualquier espíritu soñador.
  Si no te gusta la poesía, acércate, atrévete y verás. Este libro abrirá tu alma a una nueva realidad.
  La venta de este libro esta garantizada por InstitutoKojachi.
  Gastos de envío AHORA incluidos.